El Reglamento 488/2014 de la UE, del 12 de mayo de 2014, establece nuevos contenidos máximos desde el 1 de enero de 2019, en particular para el cadmio en el chocolate y los derivados de cacao. Algunos terceros países, entre ellos el Perú, consideran dicho Reglamento como una restricción injustificada al comercio internacional, ya que la Unión Europea impondría medidas más restrictivas que las del Codex Alimentarius, por ejemplo.